Mi kit de supervivencia posparto

Que ese será el día más feliz de tu vida, que los primeros días serán los peores porque no dormirás, que el tiempo pasa muy rápido… Todo eso que me dijeron es verdad, pero lo que quiero preguntarle a todas las que me hablaron de eso, ¿por qué no me mencionaron nada del postparto? ¡¿Por qué?! Si de este periodo depende tu recuperación 100 por ciento.

Lo que supe lo aprendí a través de blogs y videos de Youtube, y luego mi hermana me habló de ello. Estaba medianamente preparada, pero no del todo.

Les advierto que este es un post TMI, es decir, con Too Much Information (Demasiada información), así que si no quieren leer cosas que de repente puedan resultarles desagradables, pues les recomiendo que lleguen hasta aquí. Si usted decide seguir, hágalo a su propio riesgo, jajaja.

Todas las experiencias son distintas e imagino que variarán de país a país, así que bueno, les hablaré desde mi experiencia que fue un parto vaginal. Siéntanse libres de dejarme sus comentarios debajo. 

Ok, vamos. Llegó Dante, 7:42 a.m… pero, te has preguntado qué sucede en lo que al bebé lo limpian y demás. Pues te cuento. Mientras pasaba un momento piel con piel con mi bebé, mis piernas seguían abiertas y la mitad del equipo médico, mirando mis partes privadas muy de cerca, esperando que yo pariera otro ser: la placenta. A veces, incluso, puede ser necesario que pujes, pero no resulta doloroso. En mi caso, no tuve que pujar y la verdad es que no sentí nada.

En algunas ocasiones, además, puede haber desgarro; de ser así también deberán darte algunas puntadas y sólo después te permiten comer. Yo me di el verdadero atracón, uno como que termina con el hambre más grande del mundo (confieso no se me ha quitado).

Entonces, ¿qué pasa cuando llegas a la habitación? Pues yo estuve dos noches en el hospital con la ventaja de que mi kit de supervivencia  me estaba esperando allí y se fue conmigo para mi casa. ¿Qué tenía el kit? Aquí les digo, con un agregado que compré por internet. Por supuesto, consulte a su médico antes, que cada uno tiene su librito.

1. Panties de malla. Son súper cómodos y los necesitarás para usar las toallas sanitarias más grandes que verás tu vida pero que también serán necesarias, pues por unas dos  semanas (pueden ser más), tu organismo estará eliminando lo que ya no debe estar allí, y el flujo será bastante intenso. Estos panties tienen la ventaja de que son desechables, aunque si gustas –y dependiendo de la calidad– puedes lavarlos y reusarlos. Abajo les dejé el link para comprarlos. Están hechos de una tela fina, parecida a la de los panty-medias. De hecho, hay quienes los usan durante los días de mayor flujo de su periodo. En mi caso, gracias a un blog, decidí además comprar los Always Discreet Boutique (size S/M). Se trata de una ropa interior generalmente utilizada para la incontinencia urinaria femenina pero muchas, como yo, encuentran una alternativa más “bonita” a las toallas sanitarias extra grandes (cuando les digo extra grandes son extra grandes). Como rompí fuente en la casa, me los puse hasta llegar al hospital y no me preocupé de nada más. Volví a preferirlos cuando me dieron la de alta y fueron mi aliado por aproximadamente una semana.

Ok, la hora cero. Te toca hacer número dos. Este era mi mayor miedo, porque bueno, además de sentir dolor Y por más que mi hermana.

2. Peri bottle

Muchas juran por el  Momwasher de Frida Baby (cuesta unos 16 dólares), pero el “peri bottle” de Medline hace su trabajo tan bien, que lo sigo usando y puedes comprar tres por 5 dólares en Amazon. Cuando digo su trabajo, me refiero a irrigar y mantener el perineo limpio, pues no podrás usar jabones por unos días, al menos, fue la recomendación que me hicieron.

3. Spray analgésico

Si tuviste un parto vaginal es normal que sientas mucho dolor “down there”, así que necesitarás un analgésico tópico que te ayude a aliviarlo. El spray Dermoplast fue mi salvadidas ¡Lo mejor del universo! ¡Lo mejor! Simplemente lo rocías luego de  asearte con el peri bottle y listo. ¡Un palo! Hay doctores que recomiendan los pads de witch hasel (fueron los que usó mi hermana), aunque si los comparo, para mí fue más efectivo el spray. Si te gustan  los artículos “eco”, Earth Mama tiene uno que también vi recomendaban en otras páginas, aunque no lo compré; si no me hubiesen facilitado el Dermoplast, probablemente sí lo hubiese hecho. 

4. Compresas de frío instantáneo

Las usé los primeros dos días y quizá uno que otro cuando necesité controlar la inflamación de la zona. Estas se tornan frías luego de doblarlas y quebrarlas. Son abultadas así que lo ideal es usarlas con los panties de malla que pueden estirarse con facilidad, lo que te ayudará a sentirte más cómoda. 

5. Colace

Ok, llegó la hora 0. Te toca hacer número 2. Ese fue mi mayor miedo; pensé que del esfuerzo se me irían los puntos o algo así. Por supuesto, estaba desinformada; mi hermana (es médico, así que me llevo mucho de ella), me aseguró que no, que con los medicamentos que me recetaron no sentiría nada, y así fue. Lo que hacen las pastillas Colace es ablandar tus heces de modo que no duela cuando estés en el proceso. Para mí son un mega esencial.

Como les dije antes, siéntanse libres de dejarme sus comentarios. Mientras, les dejo el link de mi lista de Amazon con todos estos productos aquí.

DSC_1640-Editar.jpg

¡Hola! Soy Airam, periodista,editora de revistas, conductora de radio y ahora bloguera. Tengo 35 años y 20 de ellos me los he pasado escribiendo. 

CATEGORÍAS